viernes, 5 de mayo de 2017

Sobre la Vocación del Hermano


Siempre me encuentro con la pregunta: ¿y por qué no se hizo sacerdote en lugar de Hermano? Incluso de parte de nuestros seminaristas que pasaron por la pastoral vocacional.


Para muchos, es incomprensible que se opte por este estado de vida dentro de una comunidad donde existe la oportunidad de ser  sacerdote. 


Creo que la respuesta es bien clara si nos remitimos a la palabra de Dios, por quien se hacen todas las cosas y quien todo lo organiza según su querer. : En  Ef. 4, 1-16 se nos invita “a vivir de acuerdo con la vocación que hemos recibido”.   Hago énfasis en los versículos 7 y 11-12. Donde nos dice San Pablo que “cada uno de nosotros recibió su propio don, en la medida que Cristo los ha distribuido”.  “El nombró a unos apóstoles, a otros profetas, evangelistas, pastores y maestros”.


                                          Hermano Jairo Edilberto Valero, C.M.

No hay comentarios: