jueves, 6 de abril de 2017

Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional

SÍNODO DE LOS OBISPOS
DOCUMENTO PREPARATORIO

"...la pertenencia confesional y la práctica religiosa se vuelven, cada vez más, rasgos de una minoría y los jóvenes no se ponen “contra”, sino que están aprendiendo a vivir “sin” el Dios presentado por el Evangelio y “sin” la Iglesia, apoyándose en formas de religiosidad y espiritualidad alternativas..."

lunes, 27 de marzo de 2017

El Voto de Estabilidad en San Vicente de Paúl



San Vicente de Paúl interviene su Congregación y, adopta una serie de principios que permitirán durante todo el tiempo de existencia de la Congregación asegurar una entrega total a los pobres. Uno de estos principios es el voto de la Estabilidad.

El voto de la Estabilidad, en su esencia nos permitirá vivir en fidelidad la opción de evangelizar a los pobres durante toda la vida. Hablar de Estabilidad en la época en donde todo es inestable, significa correr el riesgo de romper esquemas y profundizar en una de las virtudes que, a lo largo de los años, han desaparecido para darle paso a la moda de lo trivial, de lo pasajero.


 Est. Fabián Andrés Guevara, C.M.

lunes, 13 de agosto de 2012

VOCACIÓN: Un llamado de Amor... Una respuesta de Amor... Un camino a seguir…



Muchos definen la vocación como una inclinación  que experimenta una persona  hacia una forma de vida o un trabajo. Se dice por ejemplo “Esta persona desde muy joven manifestó  vocación para cuidar animales” De esta manera la vocación  está en sintonía con LOS ANHELOS, LOS GUSTOS, LOS INTERESES de la persona.

La vocación es un don gratuito de Dios, exige una respuesta libre, sincera, responsable y siempre inspirada por Amor. 



Sor Blanca Libia Tamayo, HC.

viernes, 11 de mayo de 2012

El Testimonio Críble Abre la Mente y el Corazón de muchos al deseo de Dios y a la Vida Verdadera






“Lo que el mundo necesita hoy de manera especial es el testimonio creíble de los que, iluminados en la mente y el corazón por la Palabra del Señor, son capaces de abrir el corazón y la mente de muchos al deseo de Dios y de la vida verdadera, ésa que no tiene fin”. (PF: 15). Esta frase del papa Benedicto XVI me ha parecido muy diciente y significativa para comenzar esta reflexión. Creo que sintetiza lo que el papa ha venido diciendo sobre el llamado de Dios: “el testimonio que suscita vocaciones”. Creo que debemos convencernos de una frase bíblica: “La cosecha es abundante”. Hoy nos quejamos de que no hay vocaciones consagradas y sí, hay que decir vocaciones consagradas, pues también se nos olvida que la vocación no se puede reducir al ámbito clerical o de la vida consagrada, incluso, este término de vida consagrada, puede también estar limitando la vocación o reduciéndola a unos estados de vida o estilos de vida. 
                                       P. Luis Hernando Gil Yépez, C.M.